Ruedas de molino – Luis Acebal

Eric Sottas, Secretario General de la Organización Mundial contra la Tortura, con sede en Ginebra, envía hoy día 31 de mayo de 2010 una carta abierta al Primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

La carta denuncia las prácticas verificadas en la red SOS-Torture, según las cuales se ha comprobado la existencia de abusos sexuales y amenazas de abusos sexuales de soldados israelíes sobre niños palestinos (entre 13 y 16 años) con el objeto de extraerles confesiones.

Las informaciones proceden de la sección palestina de la organización “Defence for Children International”, miembro de la red SOS-Torture. Cada una de las declaraciones juradas recogidas en 2009 (un centenar) informa de alguna clase de malos tratos. Por lo demás estos informes son convergentes con los de otras agencias que trabajan en el mismo territorio, tanto israelíes como palestinas, que señalan que el uso de la tortura y malos tratos, incluyendo el abuso sexual y amenazas de él, realizados contra niños para obtener confesiones está extendido y tiene carácter sistemático.

La carta reproduce textualmente la detallada e impresionante declaración de un niño de 15 años que relata su experiencia, después de haber sido sacado de su familia por soldados israelíes en septiembre de 2009. La información se completa relatando que cada año unos 700 niños palestinos son detenidos, interrogados y acusados en tribunales militares israelíes, bajo acusaciones entre las que la más común es la de haber lanzado piedras. La mayoría es encarcelada dentro de Israel infringiendo la 4ª Convención de Ginebra.

El Secretario General de la OMCT enumera la cantidad de tratados de derecho internacional humanitario y de los derechos humanos que Israel está infringiendo en grado muy grave con estos comportamientos, e insta al Gobierno israelí a enmendar urgentemente esos abusos después de realizar investigación muy detallada, independiente e imparcial, cuyos resultados se hagan públicos y conduzcan a identificar y juzgar a los responsables, a la vez que sus víctimas tienen que obtener la necesaria reparación, compensación y rehabilitación.

La carta abierta se envía con copias a Manred Novak, Relator Especial de las Naciones Unidas contra la Tortura, al Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura, y a las dos Misiones Permanentes de Israel: ante las Naciones Unidas en Nueva York y ante la Unión Europea.

Carta íntegra en inglés (pdf)